CONTRABANDISTA DE QUESOS

Quesoooo

La mayoría de mis amig@s cercanos saben que no puedo comer productos lácteos, incluyendo claro ningún tipo de queso.

Mi cuerpo se convirtió intolerante a la lactosa hace muchos años cuando decidí dejar de ingerir antibióticos y hormonas de crecimiento que terminan en nuestro sistema al tomar ese liquido blanco y asqueroso llamado leche. Fuchi!! Algunos expertos dicen que NO debemos tomar leche después de que nuestras madres nos dejan de amamantar. Por favor busquen en google, youtube y wikipedia para aprender más al respecto, aquí les incluí algunos links para empezar.

Ok de regreso al queso. ;))



Soy intolerante a la lactosa para siempre, lo cual significa no queso nunca. Al menos, eso pensé, hasta que conocí a Queso Doble Crema en la tiendita de mi prima en México. Ese día me sentía un poco rebelde, decidí probar el queso y enfrentar las consecuencias. En cuanto lo probé me enamore! Les juro que al probarlo tuve una experiencia orgásmica en mi boca, la cual claro me provoco a comer demasiado Queso. En cuanto termine sabia que me iría muy mal. Estaba segura que me sentiría fatal después, pero como dice el dicho, “despues ya lo bailado nadie te lo quita.” Después de unas horas sucedió un milagro. No me enferme, para nada! Yuuppii!!!

Si aun no han tenido el placer, déjenme decirles que el Queso Doble Crema es de lo mas delicioso que pueden probar en su vida!! Es tan rico y cremoso y delicioso y perfecto, especialmente con una tortilla de maíz bien calientita. Estoy tan segura de esto que hasta reto a cualquiera de mis amig@s Franceses a darme a probar uno de sus quesos favoritos para hacerme cambiar de opinión. Pero les puedo asegurar que ninguno le llegara ni a los talones al Queso Doble Crema Mexicano. En serio! Tal vez si lo digo despacito me entiendan mejor. Así es…sensualmente despacio… Queee-so Dooo-ble Creee-maaa. Que delicia!

Como les había dicho antes, todavía estaba un poco nerviosa de regresar a casa. Pero cuando conocí a Queso Doble Crema y mi prima me regalo un kilo para llevar a casa, mis nervios desaparecieron y solo pensaba en cómo iba hacerle para llevar de contrabando mi precioso Queso a los Estados!!

Buses en Nicaragua
Antes no me tenía que preocupar de peso porque solo tomaba autobuses de lugar a lugar. Ahora tendría que tomar un vuelo lo cual cambiaba todo. Vuelos significan maletas revisadas, limites de peso, lo cual no me convenía porque además de mi computadora, cámara y mi violín, había comprado muchos recuerdos en mi viaje.

Me fije en la página de la aerolínea para ver la lista de cosas que no se permitían en el avión y Queso no estaba en la lista. Chido! Mis primas me dijeron que no me preocupara, “Solo llévatelo en el avión y veras que no pasa nada.” Dudaban que me quitaran el Queso en el aeropuerto.
Pero aunque había tomado varios riesgos durante mi viaje esta vez no me atrevía.

Qué tal si pensaban que mi Queso Doble Crema era una amenaza para la seguridad nacional?? Hay que recordar aquella señora que trato de llevar una mamila llena de leche de pecho y como la hicieron probarla para comprobar que no era alguna arma química!! Su pobre bebe tuvo que pasar hambre ya que al tocar sus labios la leche le era inservible. Si pensaron que leche materna era una amenaza, se pueden imaginar lo que dirían de mi Queso? Estaba segura que encontrarían la manera de prevenirme de llevar mi Queso a bordo. Nooo señor, mi queso tenía que estar 100% seguro!

Tiendita en Toluca
Le pedí al señor de la tiendita que pesara mis maletas en su bascula, se pasaban por casi 6 kilos! Wow, tenía que deshacerme de algunas cosas, pero qué? No tenía mucha ropa, quería mi hamaca, mi tienda de acampar y todos mis libros eran muy importantes.

Mmmm…decidí regalar mi tienda de acampar a un sobrino. De todos modos necesitaba comprar una mas chica. Pese mi mochila otra vez, aun se pasaba por casi 5 kilos. Chin! Está bien, dejaría mi guía de Centroamérica, aunque había sido un regalo especial, ya no la necesitaba.

Pese otra vez. Todavía se pasaba por 3 kilos. Esta vez regale mas ropa, artículos de aseo y mi botiquín de emergencia a mi prima menor.

Re-organice mi mochila, moví cosas y puse otras en la bolsa que llevaría en el avión, hasta que finalmente pudo caber en mi mochila 1 kilo de el queso mas delicioso del mundo, Queso Doble Crema! J

Cuando finalmente llegue al aeropuerto y estaba esperando en la línea para que pesaran mi mochila mas grande, me sentía un poco nerviosa mientras pensaba. Que no encuentren mi Queso! Que no encuentren mi Queso!

Mochila rota pero servible ;)
La señorita detrás del mostrador me pregunto si estaba segura que mis cosas no se saldrían de mi mochila durante el vuelo. La verdad es que estaba muy vieja y tenía un gran hoyo en la parte de arriba. Después de haberla cosido varias veces durante mi viaje para prolongar su vida, ahora estaba en agonía. Lo único que prevenía que se salieran mis cosas de mi mochila era mi bolsa de dormir, la cual quedaba tan apretada encima de todo que actuaba como una especie de tapón.

Aun así, inmediatamente le respondí que si estaría bien, con miedo que descubriera mi Queso si habría mi mochila.

Me dijo que no creía que estaría bien, observo mi mochila por un largo minuto, mientras yo nerviosamente esperaba para ver lo que iba hacer. De repente, saco una cinta adhesiva y determinadamente la puso alrededor de toda mi mochila para asegurarse que nada se saldría durante el vuelo! Jajá

Mi Queso Doble Crema ahora si estaba 100% seguro!

Nadie más se interpondría entre nosotros ;)))

Éxito Total!!! =)))

0 comments:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...